La Formación Académica de los Directores del Mañana, por Manuel Mondéjar

Texto introductorio a la Mesa Redonda: La Formación Académica de los Directores del Mañana. 

Modera: D. Manuel Mondéjar Criado

Las bandas de música de nuestro país han sufrido en las últimas décadas una gran evolución en el funcionamiento de todo su organigrama.

Las directivas que están al frente de las Sociedades Musicales cada vez tienen más medios para llevar a cabo su trabajo. A pesar de necesitar una gran dosis de sacrificio personal y un respaldo económico acorde a la responsabilidad cultural que las bandas llevan a cabo, la información, los sistemas de comunicación  y los recursos tecnológicos de los que disponen hacen que su trabajo, cada vez sea más cómodo y efectivo.
Aun así, somos conscientes de que queda mucho camino por recorrer,  y cada vez es más evidente que para dar un salto de calidad en las funciones que desempeña la directiva, la solución pasa por la profesionalización de algunas de sus áreas.

 Los edificios donde bandas llevan a cabo su labor, suelen ser centros construidos o acondicionados para su fin, y prácticamente nos han hecho olvidar los antiguos locales donde las dimensiones, la acústica, la comodidad y accesibilidad eran términos que apenas se planteaban. Posiblemente, en aquel entonces, tener una sala de ensayos que también hiciera las funciones de sala de estudio simultáneo para un grupo de chavales, mientras que en un pequeño cuarto se impartían las lecciones de música, era todo lo que se necesitaba para realizar un trabajo cultural y educativo, que todavía hoy tenemos que agradecer y valorar.

 El repertorio es otro de los factores que más ha evolucionado en los últimos años, no sólo por el estilo y lenguajes utilizados, sino también por la cantidad de obras que cada año se publican en las distintas editoriales del mundo y nos permiten tener un abanico de posibilidades verdaderamente amplio y variado.

  Quizá las escuelas de música de estas sociedades sea el más claro ejemplo del desarrollo lógico al que estaba avocado el transcurso del s. XX en las bandas de música. Escuelas con un cuadro de profesores titulados, especializados en las materias y con unas condiciones laborales que al menos se pueden calificar como “normales” han desbancado casi por completo a las escuelas donde “el maestro de música” enseñaba solfeo, instrumento (o instrumentos), dirigía la banda y era el “alma mater” de la sociedad.

   ¿Y los Directores? ¿También han evolucionado?

Personalmente, creo que en general, hoy en día las bandas disponen de Directores con una formación, que les permite realizar su  cometido con las garantías de, al menos, hacer un trabajo serio y honesto. Pero esta formación, en la mayoría de los casos, se ha desarrollado de forma dispar, ya que ha surgido por iniciativa de algunos profesores, bandas o escuelas, no ha tenido el respaldo de los organismos oficiales, y ha estado tan sólo apoyada por la masiva asistencia de alumnos que han demostrado así una inquietud por ejercer este oficio con la mejor preparación posible. En otras palabras, se ha comenzado a desarrollar la “profesionalización” de los directores de banda.