Ponencia de D. Rafael Garrigós

“La Formación Académica de los Directores del Mañana”

¿En qué medida y en qué parcelas del conocimiento es necesaria la formación de los directores?

                 Para responder a esta pregunta, veamos cuales son las funciones que debe realizar el director musical:

                1.- Selección de repertorio para programar conciertos.

                2.- Interpretar el texto musical

                3.- Coordinar y organizar el trabajo

                4.- Coordinar y dirigir la interpretación

                 Veamos a continuación que tipo de formación necesitaremos para poder realizar con garantías de éxito las funciones detalladas anteriormente:

                1.- Conocimientos teóricos

                2.- Habilidades técnicas

                3.- Capacidades personales

                 Una vez que hemos enumerado las funciones y tipos de capacidades del director, veamos ahora de forma muy breve los conocimientos específicos que necesitaremos para nuestro trabajo.

                 1.- Selección de repertorio para programar conciertos.

                Si hay algo que condiciona enormemente la programación de los conciertos, es el conocimiento del repertorio. No solamente debemos estar al día del trabajo de los compositores actuales siguiendo sus últimos trabajos, también debemos de ser conocedores del repertorio escrito en todas las épocas y estilos para el tipo de agrupación que dirigimos. Cuanto más repertorio conozcamos, más posibilidades de programación, y el programa del concierto supone un gran porcentaje del éxito del mismo.

                Con gran conocimiento del repertorio podremos programar más fácilmente en función de variables como tipo de concierto, lugar de celebración, tiempo de preparación, disponibilidad de los músicos, objetivos didáctico-artísticos, compromiso con las nuevas técnicas compositivas, música original y transcripciones, obras de diferentes épocas, etc.

                 2.- Interpretar el texto musical

                Para poder analizar y estudiar en profundidad la obra musical necesitaremos, en mayor o menor medida, conocimientos y preparación en las siguientes áreas y disciplinas:

                -Armonía, Contrapunto y fuga.

                Comprender la parte armónica de la partitura nos dará una visión completa de ésta y nos facultará para poder descubrir puntos de interés armónico y colocar bien los diferentes planos sonoros en función de las diferentes texturas musicales

                -Formas Musicales.

                Este análisis ayuda al director a descubrir relaciones, contrastes y variaciones entre las diferentes secciones de la obra, y poder poner el acento interpretativo en función de esos parámetros.

                -Historia de la Música.

                Situar la obra desde el punto de vista histórico, le ayudará a conocer el estilo y criterio interpretativo de la época en general, y de la época compositiva del autor en particular.

                -Piano.

                Durante la elección del repertorio o el análisis de la partitura necesitaremos utilizar el piano para tener una imagen más real de como suena la música en la que estamos trabajando.

                -Canto.

                Le ayudará a valorar las obras musicales en las que intervengan voces. También será una herramienta importante para comunicar la idea musical en los ensayos.

                -Idiomas.

                El director tendrá que trabajar obras con textos escritos en diferentes idiomas. Un conocimiento de diferentes idiomas le ayudará a una comprensión más rápida del texto. Además, será necesario que sepa como pronunciar fonéticamente el texto para poder trabajarlo en los ensayos.

                 3.- Coordinar y organizar el trabajo

                Hoy en día, uno de los valores más importantes de nuestra sociedad es el tiempo. El tiempo que dedicamos a cada actividad diaria debemos rentabilizarlo y sacar provecho de cada minuto al máximo, ya que la sociedad actual nos exige cada vez una mayor preparación en cualquiera de los ámbitos profesionales. Por eso es tan importante organizar bien el trabajo en los ensayos para aprovechar al máximo el tiempo que dedicamos a cada uno de ellos.

                Tan importante como elegir un repertorio acorde al nivel y necesidades de la agrupación musical, es organizar el trabajo adecuadamente. Tipos de ensayos, horarios, tiempo y frecuencia de los ensayos, secuenciación de los ensayos, trabajo previo de preparación (asignar voces, entrevistas personales, etc).

                El trabajo de coordinación y organización del aspecto musical exige al director de una gran capacidad de planificación y visión temporal del trabajo. También necesitará desenvolverse bien en ámbitos como las habilidades sociales, psicología y pedagogía, y conocimientos en estrategias de trabajo en conjunto y cooperativo. En definitiva, mostrarse delante del grupo humano con competencias como para ejercer de líder del grupo.

                 4.- Coordinar y dirigir la interpretación

                Para realizar esta función, el director necesitará desplegar todo su potencial de conocimientos teóricos y prácticos, y echar mano de su bagaje y experiencia como director. Formación, experiencia y habilidades sociales para conseguir que los músicos den lo mejor de sí mismos desde el punto de vista musical.

                Después del estudio de la partitura, el director analizará cuales son las necesidades humanas y materiales que se desprenden de la partitura y lo comunicará lo antes posible a los responsables de la formación musical para que se realice la gestión en tiempo y forma: algún músico extra, instrumental específico, acondicionamiento de la sala de concierto, partituras, etc.

                Una vez cubiertas las necesidades humanas y materiales que necesitaremos para la interpretación, comienza la función puramente artística del trabajo del director: convertir en sonido la idea que el compositor plasmó en el papel. El director trabajará su idea musical de la obra en los ensayos, fijando el criterio interpretativo que resultó del estudio de la partitura.

                Trabajará la sonoridad general en función de las diferentes texturas, dará sentido musical general a la obra, identificará y corregirá posibles errores de ejecución durante los ensayos, corregirá desafinaciones, velará porque los signos agógicos y dinámicos se realicen con exactitud, etc. En resumen, intentará ser fiel a lo que el compositor nos quiso exponer en la partitura.

 ¿Formación reglada o formación libre?

                 Cuando hablamos de formación reglada nos referimos a la formación en un centro educativo con titulación académica, y formación libre a la realizada en centros que no imparten titulación oficial o en cursos puntuales.

Veamos los pros y los contras de cada una de ellas:

 

FORMACIÓN REGLADA

 

 

FORMACIÓN LIBRE

 

 

Pros:

 

·         Titulación oficial

·         Asegura un currículo de asignatura

·         Formación multidisciplinar

·         Profesores especialistas con formación superior

 

Contras:

·         No elección del profesorado

·         Rigidez de horarios no compatibles con otras actividades

·         Completar el currículo obligatoriamente

·         Poca adaptabilidad a las necesidades de formación específica

 

 

 

 

 Pros:

·         Elección del profesorado específico

·         Libertad de horarios y calendario

·         Adaptabilidad del currículo a las necesidades de formación

·         Conocimiento de diferentes realidades musicales

 

Contras:

·         No hay titulación oficial

·         Es posible que no se asegure la formación necesaria y el currículo de cada asignatura y en todas las áreas

·         Pueden haber carencias en algunas disciplinas

·         Puede faltar profesorado en algunas áreas o no tener la formación suficiente

 

 

 Después de este pequeño análisis podríamos afirmar que:

  • En el mundo de la interpretación, donde cada día hay que subirse al escenario y mostrar las competencias personales, lo más importante es una buena formación multidisciplinar y completa, sea a través de la enseñanza reglada o libre.
  • Nuestra formación debe ser realista y estar enfocada al mundo laboral, y aunque no es imprescindible, un título oficial nos puede abrir más posibilidades de trabajo.
  • Los dos tipos de enseñanzas, oficial y libre no son excluyentes y deben complementarse en la medida que cada persona necesite.

  ¿Ofrecen los centros educativos musicales españoles la formación que necesitan los directores?

                 Los centros oficiales españoles en los que se puede estudiar Dirección de forma reglada son los siguientes:

  • Real Conservatorio Superior de Música de Madrid
  • Escola Superior de Música de Catalunya (SMUC). El Liceu ya no
  • Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia
  • Conservatorio Superior de Música de Murcia
  • Conservatorio Superior de Música de Málaga
  • Conservatorio Superior de Musica “Eduardo Martínez Torner” de Oviedo
  • Centro Superior de Música del País Vasco (MUSIKENE), San Sebastián
  • Conservatorio Superior de Música de Aragón, Zaragoza
  • Conservatorio Superior de Música da Coruña
  • Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha

                 Todos los centros ofrecen  las asignaturas tanto teóricas como prácticas que se entiende que deben formar parte del currículo de estudios musicales superiores de Dirección: Historia, Armonía y Análisis, Instrumentación y Composición, Acústica y Organología, Técnica de Dirección, Tecnología, Educación Vocal y Auditiva, Prácticas con grupos Instrumentales, Repentización y Reducción de Partituras, etc. Algunos centros ofrecen de forma singular formación específica en diferentes áreas como la Psicología y la Pedagogía que son interesantes en la formación, y de forma novedosa y con un currículo muy completo el itinerario de Dirección de Banda en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha.

                 Después de este análisis, parece clara que la respuesta a la pregunta ¿Ofrecen los centros educativos musicales españoles la formación que necesitan los directores?, debería ser que sí. Pero la realidad es que vemos habitualmente como muchos de nuestros Titulados Superiores en Dirección (y en otras especialidades) deben salir fuera de nuestras fronteras para completar su formación. Entonces, ¿Qué falla en la formación musical superior?. Veamos la problemática.

 ¿Puede un médico enseñar a realizar bien una cirugía compleja si sólo ha realizado pequeñas intervenciones?

¿Puede un profesor de violín enseñar bien repertorio orquestal en enseñanzas superiores si, como mucho, ha tocado en orquestas de alumnos o amateurs con un nivel bajo?

¿Puede un profesor enseñar bien Dirección en enseñanzas superiores si solamente ha dirigido Coros, Bandas u Orquestas amateurs con un nivel bajo-medio?

                Algo tan asumido en los países más avanzados desde el punto de vista de la educación musical superior como que el intérprete y director profesor superior tiene que ser un músico-director en activo que realice un trabajo profesional en una gran formación y con una gran experiencia en agrupaciones profesionales y reconocido prestigio, aquí no es tan claro. Incluso la administración, a través de la ley de incompatibilidades impide que estos grandes músicos y directores impartan sus grandes enseñanzas y experiencias, y al mismo tiempo,  no deja que los intérpertes-directores profesores de centros educativos, desarrollen sus carreras fuera de las aulas, lo que va en perjuicio de los alumnos.

                En definitiva, la enseñanza superior musical debe buscar la excelencia, y debe ser impartida por profesores de reconocido prestigio y en activo respecto a las enseñanzas que imparte. El problema principal no es que se puedan cursar los estudios superiores de una especialidad en concreto y en un lugar determinado, si no que sea impartida con garantías de éxito y formación superior y de calidad por grandes especialistas en las diferentes especialidades en activo respecto a su especialidad.

                Por otra parte, y ya en el terreno específico de la dirección musical, se necesita un bagaje profesional muy grande y muchos años de experiencia en el ámbito profesional para poder impartir estudios superiores de Dirección con garantías de un buen aprendizaje para los alumnos.

 ¿Qué estudio, Dirección de Orquesta, Banda o Coro?

                 Personalmente siempre he creído que lo mejor para un director es comenzar dirigiendo coros. El bagaje que te aporta dirigir un coro en aspectos como la técnica gestual, estilos musicales, técnica vocal, idiomas, técnicas de trabajo, comprensión armónica y contrapuntística, etc…es muy difícil conseguirlo en esta primera fase de la enseñanza de Dirección por otros medios.

                Es interesante enfocar nuestra educación hacia el mercado laboral. Por una parte parece poco lógico realizar estudios de Dirección de Orquesta en una comunidad donde casi no exiten orquestas, y sí otro tipo de agrupaciones. Pero por otro, la temprana y excesiva especialización en un solo campo de la Dirección (necesaria por otra parte en un mundo tan competitivo) puede cerrarnos mercado de trabajo demasiado pronto.

                Bajo mi punto de vista, la mejor opción para unos estudios integrales de Dirección, sería una licenciatura en la que hubiesen unos estudios troncales comunes para todos los alumnos de Dirección en los que se trataran todos los temas y materias comunes a todos los estudios de dirección, y problemática de dirección coral, orquestal y de banda, y uno o dos años de especialización en una determinada agrupación musical. Esto aseguraría una preparación general que nos capacitaría para realizar cualquier trabajo con cualquier agrupación.